Skip to main content

 

TULEBRAS–  Respuesta-cuestionario-Diario Navarra

1.-     ¿En qué ha cambiado su actividad cotidiana con la actual situación de confinamiento?
Nosotras seguimos el mismo horario de siempre; especialmente para la oración y las horas litúrgicas, que es nuestra razón de ser. En esta liturgia, nos falta la celebración de la Eucaristía; porque el sacerdote que tendría que presidir, está confinado en su comunidad.  Aunque nos ha dejado, bastantes “formas  consagradas”, y así podemos comulgar nosotras. Lo hacemos a la hora  de Laudes.

2.-       ¿Cómo es su día a día dentro del monasterio?
En nuestro día a día, también están las horas de trabajo, que siguen un horario normal. Al principio paramos en la producción de algunos productos que se venden en la tienda. Desde el día que se dio la orden de confinamiento, hemos cerrado la tienda, la hospedería, el museo; y no atendíamos  por Internet. Pero pasados los días, como  nos siguen pidiendo por Internet y contamos con buenos transportistas; hemos comenzado poco a poco la venta. Esperamos pueda ser una ayuda importante en esta situación.

3.-     ¿Qué productos elaboran y tienen a la venta? ¿Cómo ha afectado esta crisis a esta producción? ¿Y al museo?
Los productos que vendemos, derivados de las abejas; son los que podemos vender por Internet.  Las pastas, que son muy solicitadas, sólo las vendemos en la tienda y hemos parado la producción.  La hospedería, el museo y la tienda de venta directa, siguen cerrados al público.  Ahora nos toca mantenerlo: limpiar, ventilar y cuidar.

4.-     ¿Están conectadas con la evolución de la pandemia? ¿Cómo lo hacen? ¿A través de prensa, radio o televisión?
Hoy día también aquí hay bastante información; aunque no vemos la TV habitualmente. Está la radio, el periódico, y para algunas el Internet.    Durante el Triduo Sacro, para las grandes celebraciones, y también para la misa, sí que la vemos en TV.

5.-     ¿Tienen algún tipo de conexión con el exterior? ¿Hay alguna hermana que salga del convento para realizar algunas tareas o tienen ayuda de alguien de fuera del convento?
No salimos del monasterio; solamente, y en  contadas ocasiones, por cuestiones de controles de salud que no deben dejarse; ha salido la Abadesa con la hermana que le concernía y han vuelto rápido. El abastecimiento nos lo traen  a casa algunas empresas. Eso es lo habitual, antes de la pandemia. Cada día nos llega el Pan, el periódico y las medicinas. No nos encontramos normalmente con los abastecedores.

6.-      ¿Participan de los aplausos a los sanitarios que se tributan a las 20 horas?
En nuestra oración, y en nuestro corazón, está la difícil situación que estamos padeciendo. Son muchas las personas que nos llaman interesándose por nosotras, ofreciendo su oración y pidiendo la nuestra. Y muchos de los que llaman son víctimas directa o indirectamente de esta tragedia. Desde el principio, nos unimos a los aplausos de la hora 20. Unos minutos antes de las 8 vamos a la iglesia y oramos por esta gran intención y damos gracias a tantas personas que han sido y son héroes anónimos. A las 8 en punto hacemos sonar las campanas, como una forma de aplauso colectivo. Esto ya forma parte de nuestro horario de hoy.

7.-     Como personas habituadas al claustro que son… ¿Qué recomendaciones pueden dar a aquellos que ahora ya llevan un mes de encierro en sus domicilios? (mantener una rutina, programarse actividades diarias, mantener la mente ocupada, hacer ejercicio…).
Nosotras ya estamos acostumbradas a una vida con pocas salidas, pero creemos que es más importante organizarse y crear algo nuevo cada día que seguir rutinas. Las rutinas vienen solas. Es momento de vivir como dice el evangelio  (Mateo 13, 52) “como un padre de familia, que va sacando de su tesoro, lo nuevo y lo antiguo”

8.-  ¿Cuántas hermanas viven actualmente en el monasterio?
Nuestra comunidad está formada de 17 hermanas; aunque en este momento las que estamos en el monasterio somos 14. Las otras 3 hermanas por circunstancias importantes, tienen que estar en su puesto y estos días no están con nosotras.

9.-    ¿Quieren mandar algún mensaje a la población en esta situación tan excepcional?

Ciertamente, estamos en una situación excepcional y la debemos mirar con óptica de presente, pasado y futuro a la vez.  Como humanidad estamos recibiendo una lección que quedará en nuestra experiencia vital, y será una referencia para todos los aconteceres. Es preciso mirar a la tierra y sanarla y a la vez mirar al cielo y abrirnos a lo trascendente, a lo que nos va a sobrevivir y va a germinar una vida nueva que debe ser más fuerte,  precavida y organizada. Tenemos que asumir nuestra impotencia ante las fuerzas que nos sobrepasan, y con humildad seguir creando y superándonos a nosotros mismos.